Otros

Idelfonso Acosta: guitarra viva


Idelfonso Acosta es guitarrista concertista, profesor, orquestador y compositor, uno de los principales intérpretes cubanos de la guitarra contemporánea. La música es su refugio y esperanza. “Si no hubiera sido músico hubiera muerto”.
El regalo de un tres, a los tres años y medio, fue el amanecer de su talento. Como niño curioso, arrancaba ecos de las canciones que escuchaba en la radio. Su madre apreció el talento y a los ocho tenía su primera guitarra. Para su padre, este era un instrumento de alcohólicos, que solo le convertiría en un “tipo de bares y cantinas”.
Su progenitor insistió en el estudio del violín con el maestro Cándido Faílde, sobrino nieto del creador del danzón. Después de cuatro años, el arco y las cuerdas no convencieron al joven de doce años y se inició académicamente en la guitarra con profesores como Rafael Somavilla, Dagoberto Hernández Piloto y Mercedes Galindo, quien lo iniciaría en la música popular.
Somavilla, por otra parte, también lo adiestró en trompeta. “Desde los 14 años fui trompetista profesional en el Conjunto Sonora Juvenil”. Finalmente tuvo que elegir entre los dos queridos instrumentos porque ambos reclamaban tiempo y entrenamiento.
“En aquella época las profesiones universitarias no contemplaban a la música”, por eso Idelfonso tuvo que desarrollar el arte en paralelo con un oficio. La contabilidad nunca alcanzó fuerzas para desplazar de su alma las melodías y los acordes.
Esa es la génesis de un músico sencillo que a pesar de su especialización en música clásica, recorre un amplio abanico de géneros: folklórica, popular, campesina, para niños e incidental para radio y televisión. Abarca la cultura internacional aunque defiende la nacional. “Eso me ha distinguido siempre: el contraste de la llamada música culta universal con mi música, con lo popular cubano.”
“Considero que el arte es bueno o malo, no hay un arte culto y un arte inculto; la denominación culto, que se refiere a la formación académica, no significa que la otra música sea inculta: es popular y es culta, y puede alcanzar la gloria imperecedera. En cambio, las obras cultas producidas por el intelecto frío y no por calor del corazón, no trascienden”.
Todas las mañanas, al levantarse, él despierta con caricias a sus guitarras. Fueron construidas por Pablo Quintana, “el mejor constructor cubano de ese instrumento de todas las épocas” y además, “el hermano que no tuve. Durante muchos años trabajamos juntos, yo le proporcioné los estudios acústicos, para hacer una guitarra que pudiera competir con las mejores del mundo, y lo logramos.”
“Absolutamente todos los guitarristas cubanos que hasta 1990 se presentaron a festivales internacionales obtuvieron premios con guitarras hechas en Matanzas”
Asimismo, se siente maestro: “El profesor siempre está presente en mí”. Para él la mejor enseñanza es formar al público “porque va más allá del profesor que enseña al estudiante cómo ejecutar un instrumento: es enseñar a amar el instrumento, a apreciar la música.”
“En 1961 tuvo lugar el mayor evento cultural de Cuba: la Campaña de Alfabetización. Mario Argenter, Director de la Orquesta de Cámara de Matanzas, programó funciones en todos los rincones de la provincia que se declararan libres de analfabetismo. Entonces el Trío Tropical, donde yo era director, se fusiona a la Orquesta. Mi función fue atraer público al concierto, esa fue la mejor enseñanza que he hecho en mi vida.”
Idelfonso Acosta vive la época. Sabe que clásico no equivale a antiguo; por eso, su creación se armó incluso de los instrumentos virtuales, el lenguaje de los unos y los ceros. No obstante, prefiere la música en vivo. “Nada sustituye al corazón del hombre ni a la mano del ejecutante. La máquina es perfecta en cuanto a la afinación, pero lo natural es más bello y apasionado”.
Es un fiel enamorado de su ciudad natal, Matanzas. El parque René Fraga, donde de niño jugaba béisbol, y el estudio de la emisora Radio Menocal, en la calle Milanés, escenario testigo de la adolescencia del Trío Tropical, compiten en las crónicas del recuerdo con el puente sobre el río Canímar, cuya construcción conoció al detalle por las responsabilidades de su padre como Jefe de accidentes de trabajo.
“Mi padre me enseñó todas las grandezas arquitectónicas de la ciudad y la belleza de la naturaleza, el campo, las playas, me enseñó a amar a Matanzas.”
“El fatalismo geográfico incide siempre en los que la hemos amado y no nos hemos ido de ella. La Habana, como capital, cuenta con personalidades de todo el país que dejaron sus provincias. Es difícil quedarse en la tierra natal, sobre todo para un músico o un bailarín, que no pueden enviar sus obras como un artista de la plástica o un poeta.”
Es un defensor del danzón y admira a “los viejitos bailadores incansables que lo mantienen activo”. Junto a José Loyola creó el evento Cuba Danzón en 1989, pero lamenta que se convierta en una simple actividad. Matanzas ha perdido protagonismo a pesar de ser la cuna del danzón y de Miguel Faílde, su creador. “Sufro por la patria pequeña.”
Como compositor “me inspiran las cosas bellas y tristes. Incluso las obras por encargos reclaman motivación, sentimiento.”
Su confianza la gana quien muestre “verdadero interés en lo que hace, modestia, abnegación, cualquiera que haya emprendido un camino en línea recta. Desprecio la mentira y la deshonestidad.”
Si le preguntaran a Idelfonso por las decepciones, contestaría que estas desaparecen ante la grandeza de lo bueno, pero reconoce que le desalienta alguien que “odie la música, no la aprecie o no reconozca el esfuerzo, el trabajo y lo que cuesta vivir, no de la música, sino para la música”.
“Mi reto es ganar un peldaño en la cultura nacional, aunque no creo que lo he ganado, y soy muy inconforme con mi creación y mi desempeño. Sigo trabajando para que la música no se quede en la gaveta”.
“Un deseo que debe tener todo artista es tratar de dar de sí lo máximo y que esa entrega se reciba con beneplácito, felicidad y reconocimiento. Me hace feliz esa población que me saluda, un aplauso en el teatro, esa felicidad no tiene precio”.

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s