Internacional

Respeto a la justicia


Al menos cuatro heridos y diez detenidos son el saldo de la represión policial contra manifestantes en Valencia, España. Trescientas personas, en su mayoría estudiantes, fueron víctimas de violencia de los agentes del “orden y la seguridad”.  La concentración, que partió del Instituto de Secundaria Lluís Vives, denunciaba los recortes en educación, así como la actuación de los gendarmes la pasada semana contra los alumnos del propio centro.
Esta es una de las noticias que circulan en la web. La lucha de jóvenes por sus derechos contra poderosos que manejan la fuerza, conmueve a generaciones aquí en Cuba, al otro lado del océano. Madres que piensan en sus hijos, sentados en un pupitre escolar, escuchando a su maestra; abuelos que llevan a sus nietos de la mano hasta el Círculo Infantil, donde los espera su futuro; muchachos en el Bachillerato, estudiando para merecer una profesión en la Universidad; sin excepción, quienes ven una foto de un chico español ensangrentado, sienten el oprobio de la injusticia.
Para los estudiantes cubanos es una realidad dolorosa, pero distante.

La educación es uno de los renglones priorizados en Cuba, con un presupuesto que excede a las capacidades de recuperarlo; es decir, es subvencionado por el Estado. Se garantizan lápices, libretas, libros, alimentación, uniformes, profesores, trabajo para los graduados, en fin, condiciones para estudiar.
A pesar  de que este país no es una potencia del Primer Mundo, la educación sí es un derecho que se respeta. Aunque algunos aseguren que la “dictadura de los Castro” asesina a los “disidentes” por aspirar a la “democracia”, lo cierto es que todo cubano tiene las puertas abiertas en las instituciones educativas.
Y todavía el canciller español, José Manuel García-Margallo, se atreve a acusar a Cuba de violar los derechos humanos de sus ciudadanos. Mientras su sociedad vive en crisis, su economía se tambalea, millones de jóvenes están desempleados y los manifestantes pacíficos son reprimidos, este diplomático se “preocupa” por la situación en una nación que desde hace más de un siglo dejó de ser su colonia.
Los jóvenes en el mundo despiertan, o mejor, las condiciones de un mundo en decadencia los hacen despertar. Toman fuerza para luchar por los cambios que su gobierno, en cualquier lugar del mundo, no les pueda dar.  Estos estudiantes españoles no se detendrán hasta obtener lo que reclaman: respeto a los derechos. Y mientras su actitud sea justa, serán apoyados del otro lado del océano.

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s