Internacional

Estados Unidos: de las elecciones y otros demonios


La controversia entre los candidatos más importantes en las próximas elecciones en Estados Unidos –Barack Obama, por el Partido Demócrata, y Mitt Rommey, por el Republicano- se ha extendido a los temas de la agenda pública actual. Cualquier “desliz” del presidente Obama es manipulado por su contrincante para indisponer a sus seguidores y sus potenciales votantes.
Latinoamérica ha sido el punto principal del interés expansionista desde el surgimiento de los Estados Unidos de América en 1776. El Destino Manifiesto, la Doctrina Monroe y la Política de la Fruta Madura dirigida a las posesiones de España en las Antillas, fueron transformadas en formas más sutiles, engañosas y diplomáticas como las agresiones a la Revolución Cubana, el apoyo a los oposicionistas del presidente Chávez en Venezuela y las campañas mediáticas contra todo proyecto radical que afecte los intereses de sus transnacionales, auspiciadoras y dueñas del poder político.
EL presidente venezolano Hugo Chávez, inmerso en un proceso electoral y acusado por los medios estadounidenses de establecer vínculos sospechosos con Irán, de violar los derechos elementales de sus ciudadanos y de provocar una implosión en la economía venezolana por el decrecimiento de los precios del petróleo, el aumento de los gastos sociales y el incremento del endeudamiento nacional, es ahora más útil que nunca como objetivo de polémica.
Mientras Obama asegura que Chávez no representa una amenaza a la Seguridad Nacional de Estados Unidos, admite que se mantiene alerta a los acontecimientos en Venezuela para garantizar que el pueblo venezolano tenga elecciones libres y democráticas.
En cambio, Romney criticó precisamente esa calma de su oponente en una entrevista con Fox News, acusándolo de desconocer la situación actual en América Latina. Según este candidato, Obama es un ingenuo, pues el Presidente explicó en una reciente emisión del canal WJAN America TeVe Miami que, en su opinión, las acciones de Chávez no han tenido una repercusión grave en la Seguridad Nacional norteamericana.
Romney busca obtener ventaja en el aspecto de la Seguridad Nacional y por tanto se apoya en la despreocupación de Obama por la relación entre Venezuela e Irán. También intenta captar a los electores hispanos, especialmente los habitantes de la Florida, un estado decisivo en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre y en el que los votantes no tienen un candidato favorito.
Muchos venezolanos que viven en Estados Unidos son opositores de Chávez. El número de venezolanos que viven en Estados Unidos se duplicó en la última década a 238.000, muchos de ellos de clases media y alta. Más de la mitad de esa cifra vive en Florida. Chávez es, definitivamente, un elemento importante en la campaña presidencial de ambos candidatos.
Ante esta situación, Obama corre el riesgo de aparecer como una figura débil, cuya posición conciliadora y despreocupada no convendría a los dueños de la maquinaria financiera que le dieron la silla de la presidencia. Para mandar, primero hay que obedecer, y si las grandes compañías le dicen que la reelección de Chávez es un peligro, la posición pública de Obama está clara.

Obama y Romney

Anuncios

Un comentario sobre “Estados Unidos: de las elecciones y otros demonios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s