Otros

Universidad del Adulto Mayor: Nunca es tarde…


 “Llegar a viejo” es, para el imaginario popular, sinónimo de desgracias, cansancio, soledad, abandono… Los hijos se alejan del nido y solo queda el eventual consuelo de los nietos; el retiro laboral convierte al centro de trabajo en un recuerdo borroso y la quietud de los días se vuelve interminable.

¿Será que al arribar a la tercera edad se acaba la vida? Es cierto que con la vejez se deteriora la salud física y emocional, pero no significa la renuncia a la felicidad. El entusiasmo por convertir el abrumador tiempo libre en sonrisas es la clave para colorear los años plateados.

Esto no es un secreto para los “alumnos” de la filial universitaria municipal Medardo Vitier, subordinada a la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos. Durante diez años más de 800 estudiantes matanceros han atravesado sus puertas –y algunos en varias ocasiones- para encontrar la alegría extraviada, el aprendizaje siempre oportuno y hasta un nuevo amor.

Las Cátedras del Adulto Mayor constituyen un proyecto atendido por la Dirección de Extensión Universitaria, perteneciente al Sistema Nacional de Educación.  Es uno de los objetivos de la Nueva Universidad Cubana y forma parte del Programa de la Batalla de Ideas.

“Todas los que estén en la edad de la jubilación deben incorporarse –exhorta Marta Grau, de 64 años, graduada del curso 2005/2006 de la Universidad del Adulto Mayor- por dos razones: primero, los nuevos conocimientos sobre cultura, salud, alimentación, uso del tiempo libre y los procesos propios del envejecimiento, y segundo, las relaciones que se establecen con personas similares que poco a poco se convierten en amigos. Los compañeros, aun los ya graduados, se preocupan unos por otros, se reúnen para tomar un té, jugar dominó, ir a campismos, restaurantes, al danzón…”

“Estas relaciones contribuyen a su vez a la vida familiar en la casa; es decir, entender a los demás miembros, hacerse entender y dar a conocer cuál es nuestro espacio”.

El ánimo de estos discípulos es contagioso y avergonzaría a la juventud que se queja tan frecuentemente de las dificultades de la vida. Los escolares -algunos con más de noventa años- se arreglan, eligen la mejor sonrisa que el doctor les haya brindado y se dirigen a su centro docente con la autoestima a la altura del Sol. Se sienten útiles nuevamente, la Universidad los hace felices.

Sus profesores se llenan de orgullo. Para Severino Contreras “esta es una tarea hermosísima planteada por Fidel Castro. Los educandos son muy disciplinados y estudiosos, y eso a uno lo estimula y lo compromete a dar cada día más.”

Por su parte, Ligio Cabrera, que además es Secretario de la Asociación de Pedagogos de la Matanzas, describe la comunidad que existe entre los ancianos y los maestros sin importar la procedencia académica. “Todos formamos una gran familia y es un privilegio trabajar con ellos. Su espíritu de superación e interés convierten a la cátedra en un proceso no finito, de continuidad a través de los cursos de extensión.”

La filial tiene 21 aulas distribuidas entre los Consejos Populares del municipio, excepto en Corral Nuevo y Mocha, donde se esperan abrir en 2013. Además, este año se inauguró una sala en el Centro Penitenciario de Mujeres de Matanzas. En el curso recién finalizado se entregaron en total 25 diplomas.

Marta Fernández Torres, Subdirectora de Extensión Universitaria en esta filial, explica los detalles de la Universidad del Adulto Mayor: “El curso básico se extiende siempre desde el 1ro de octubre, día escogido para homenajear mundialmente a las personas de la tercera edad, hasta julio del año siguiente.”

“La matrícula es libre, no requiere de un grado académico. Tampoco existen asignaturas complejas ni exámenes; es una enseñanza que los prepara para enfrentar el  envejecimiento y mejorar su calidad de vida. Comprende temas como cultura, medio ambiente, psicología, comunicación, tiempo libre y otros. Las clases son una vez a la semana, a la hora y el día que los alumnos escojan por acuerdo general.”

“Después de graduarse, tienen la oportunidad de continuar los vínculos a través de cursos de continuidad o de extensión. La frecuencia es cada dos semanas. Nosotros proponemos temas y si ellos prefieren otros, lo solicitan y buscamos a los profesores o especialistas, organizamos el programa y preparamos las condiciones para satisfacer sus necesidades. Así surgieron el de Historia Local, Derecho de familia y Derecho Internacional Humanitario.”

Además de las clases, esta filial cuenta con una peña el segundo martes de cada mes en el Museo Provincial Palacio de Junco, a la que pueden asistir todos los interesados para debatir sobre la mujer, los Cinco Héroes, la juventud cubana en la Revolución y otros intereses. Actividades garantizadas por las delegaciones municipales del INDER, Gastronomía y Cultura, la Casa de la Cultura “Bonifacio Byrne” y los círculos de abuelos completan el menú de las fiestas de estos abuelos estudiantes.  

Luego de una década de existencia de esta filial y de las Cátedras de la Universidad del Adulto Mayor en toda Cuba, la cosecha ha sido fructífera. Basta con mirar a los ojos rodeados de arrugas de los egresados y de los que continúan en los cursos, cual niños que aprendiesen nuevamente las sorpresas de la vida. Esta mágica escuela no solo enseña a enfrentar la vejez, también da la fórmula tan ansiada de la fuente de la juventud: buscarla dentro de uno mismo. 

Anuncios

Un comentario sobre “Universidad del Adulto Mayor: Nunca es tarde…

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s