Cultura·Historias·Internacional·Matanzas

Canoa rumbo a Veracruz (II parte)


El azar puso la canoa en sus manos; el amor le abrió las puertas de Matanzas; la vida premió sus esfuerzos. Hoy, Serguey Torres Madrigal es la principal figura del canotaje cubano, y nos representará en los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Veracruz.
Con solo 27 años acumula cinco medallas en campeonatos mundiales, 15 en copas internacionales; tres panamericanas e igual número de centroamericanas. Sin embargo, no pierde la sensibilidad propia de un cubano auténtico y natural. Las Tosas, poblado rural distante ocho kilómetros de Sancti Spíritus, lo vio nacer el 27 de enero de 1987.

En el reciente Festival Deportivo Panamericano, en México, Rolexis y Serguey (delante) ganaron las medallas de oro en C2.
En el reciente Festival Deportivo Panamericano, en México, Rolexis y Serguey (delante) ganaron las medallas de oro en C2.

1. ¿Cómo ha sido la trayectoria de este año?
Rolexis y yo obtuvimos bronce en la Copa del Mundo de Hungría y en el Campeonato Mundial realizado en Moscú.
Luego participamos en el Festival Deportivo Panamericano en México y ganamos las medallas de oro en el C2; yo en el C1 fui plata.
Actualmente tengo el compromiso de participar en los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe, en las distancias de C2 mil metros- con Rolexis- y C1 mil metros. Voy por dos medallas de oro.
Mi colega es joven y seguiremos trabajando juntos hasta que termine el ciclo. También esperamos un buen resultado ahora en el Campeonato del Mundo, que daría la clasificación para los Juegos de Río de Janeiro 2016.
2. ¿Quiénes son tus principales rivales en Veracruz?
Tanto en el C2 como en el C1 tenemos rivales mexicanos. Cuentan con José Everardo Cristóbal Quirino, campeón mundial en 2006, con mucha potencia en el C1.Aun así, pienso que pueda obtener la medalla de oro, todos tenemos las mismas probabilidades. Será una regata emotiva.
3. ¿De todos tus reconocimientos, de cuál te sientes más orgulloso?
Aunque en dos ocasiones fui subcampeón, este último resultado, obtenido en el Campeonato de Moscú, ha tenido mucha importancia para mí. Sentía un compromiso, ya que desde 2007 no se obtenía una medalla a nivel mundial. Pienso que los fanáticos, los seguidores de la canoa cubana, se lo merecían.
4. ¿Qué ha sido lo más difícil de una competencia?
En los Juegos de Londres, me enfermé de varicela. Se dudaba si podía participar, ya que ponía en riesgo la seguridad de los demás atletas. Fue una experiencia bastante incómoda, pues desde el primer día me apartaron de todos; debía entrenar en horas extremas, solo; no podía asistir a lugares públicos. Así fue hasta dos días antes de empezar las competencias, cuando la prueba final detectó que estaba libre de la infección.
No quedé bien, porque había bajado mucho de peso, cuatro kilogramos en total. Rápidamente empecé a montar el doble; aunque quedaban solo dos días, logramos clasificar.
Fue una de las regatas más difíciles, porque se me nublaba la vista cuando llegaba al final, por el mareo, pero había que asumir la responsabilidad. Creo que el sexto lugar no fue un mal resultado, teniendo en cuenta el alto nivel de los rivales y mis afectaciones.
5. ¿Cuál es tu mejor tiempo?
Mi marca personal en el C1 es 3’50’’, repetida en varias ocasiones, y en el C2 es 3’30’’.
No me considero un bien singlista, porque en el individual se gana por debajo de esa cifra; creo tener con más posibilidades en el C2, ya que las duplas generalmente reman un tiempo mayor a 3’50’’.
6. ¿Cómo es un día común de entrenamiento?
Normalmente me levanto a las seis de la mañana; a las seis y media estoy en el agua entrenando y remando, hasta las ocho y media o nueve. A esa hora desayuno, me baño, descanso un poco. Luego voy al gimnasio una hora y media, me baño, almuerzo y a las cinco corremos, nadamos o volvemos a remar.
Así todas las jornadas, menos el miércoles que nos dan la tarde libre, y el sábado y el domingo. El resto de la semana trabajamos en tres sesiones diarias.
7. ¿Qué demanda mayor esfuerzo?
Los entrenamientos que son al 90 o 100%, prácticamente atentan contra el bienestar. El deporte es salud siempre y cuando no se llegue al alto rendimiento.
El entrenamiento de un atleta de este nivel es todo el tiempo al límite, poniendo en riesgo hasta la vida. En mi modalidad, existen casos de atletas que han fallecido por realizar demasiados esfuerzos.
Son sobrecargas que una persona normal no podría aguantar, pero pienso que eso motiva al atleta a ser mejor hasta obtener un resultado final. El deporte de resistencia en todas sus expresiones es muy peligroso, pero el deseo de ganar supera cualquier temor.
8. ¿A quién admiras?
Primeramente, a mis antecesores, Ledys Frank Balceiro, Ibrahim Rojas Blanco, el propio Karel y otros, quienes iniciaron la escuela cubana de canotaje. A escala mundial, el español David Cal Figueroa, con cinco medallas olímpicas (Atenas, Beijing y Londres), es un ídolo muy respetado.
9. ¿Qué es lo más difícil de tantas competencias lejos del hogar?
Nadie que te apoye en ese momento, solo tu mente y la confianza en lo que has hecho. Cuando estás afuera, tienes una fanaticada que no tiene nada que ver contigo, que apoya a un equipo rival; incluso, generalmente hay grupos de otros países que están apoyando a su equipo nacional. Nosotros no contamos con ese sostén.
A eso se une la presión de que tenemos que ganar, para poder participar en otros eventos. La mayoría de los atletas de Europa se preparan con vistas a un ciclo olímpico. En ocasiones no llegan ni siquiera a estar en finales de otros eventos, pero su preparación es paulatina, y muy rara vez llegan a las olimpiadas sin obtener medallas. Nosotros, si perdemos los primeros eventos, vamos comprometiendo la siguiente participación hasta no poder ir.
10. Cuando te ganas una medalla, ¿en qué piensas?
En la satisfacción del deber cumplido, los que me apoyan, como la familia; el sacrificio de un año entero de trabajo, el cansancio… Es la sensación más linda que un atleta puede sentir, la recompensa por todo lo hecho.
Sin embargo, cuando uno pierde, muchos critican y en ocasiones hasta ofenden, porque no logró lo que querían. Deberían pensar en la frustración del deportista, después de un año entero de sacrificios.
Sin ánimo de justificar, han existido muchos problemas en nuestra preparación para los campeonatos del mundo desde los últimos cinco años; situaciones que no existían antes, en la época de oro del canotaje cubano.
Las bases de entrenamiento, los viajes previos a las competencias, para adaptarse al clima y al cambio de horario; el mantenimiento de los equipos; los encuentros de fogueo, garantizaban un resultado. Hoy, producto de un menor presupuesto, es más complicado.
Son factores que influyen, aunque no determinan. En el momento actual, la competencia deportiva es fuerte y cualquier detalle en la preparación puede cambiar el resultado.

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s