Matanzas

LOS MIEDOS


Ventana Cubana

miedo

Vivir sin miedos es tan absurdo como vivir sin oxigeno, ellos nos acechan y nos asaltan; encuentran las grietas invisibles, en los muros que algunos suponen infranqueables.

Los miedos son a veces reales y concretos o son en ocasiones hijos de las sospechas; pueden ser diminutos y fáciles de abatir como simples insectos, otros logran ser grandes y de aspecto aplastante, unos son colectivos y con matiz de pánico y están los que son propios como secretos íntimos.

Dominar esos miedos y ganarles el pleito es un reto que los humanos tienen desde su surgimiento, cuando caía la noche y el hombre primitivo no dominaba el fuego, la oscuridad profunda era el miedo mayúsculo, pero un poco después el temor sucumbía cuando el sol asomaba para tender la mano a las pobres criaturas que temblaban de frío; y así ,como un milagro, el miedo terminaba al menos por el tiempo…

Ver la entrada original 38 palabras más

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s