Historias·Internacional

El Che que fue semilla


No soy vidente ni creo en los espíritus, pero puedo ver al Che, todos los días, en cualquier rincón del mundo.

https://photos.gstatic.com/media/slideshow.swf

Miro sus manos cuando un médico atiende a su paciente, a miles de kilómetros de su tierra natal; escucho su voz, en la de aquellos que gritan contra la injusticia; siento el fuego de sus ideas haciendo eco en millones de jóvenes que lo llevan tatuado en la piel y el alma.

Dicen que se ha vuelto un símbolo del mercado y del consumismo, porque las reproducciones de su imagen pululan en llaveros, pulóveres, viseras… Mas, si esa imagen de Korda, multiplicada hasta el infinito, deviene pretexto para compartir un paradigma, bienvenida sea.

Argentino, cubano, internacional… ni la muerte pudo detener su impronta. Amigo de la libertad y estrella del continente, su marcha guerrillera y heroica aró la tierra para cultivar futuros protagonistas de la vida cotidiana, y su pensamiento fue la semilla para el hombre nuevo.

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s