Cultura·Matanzas

La progresiva matanza de la Atenas de Cuba


Ciudad de Matanzas, Atenas de Cuba? FOTO: KSA
Ciudad de Matanzas, Atenas de Cuba? FOTO: KSA
La progresiva matanza de la Atenas de Cuba

“Matanzas podría convertirse en lugar de la Atenas de Cuba, en la matanza de la Atenas”, así expresó Antonio Núñez Jiménez en una sus visitas a la ciudad, según me contó hace algún tiempo la actriz Miriam Muñoz.

¿En la actualidad se cumple esta previsión del espeleólogo y combatiente revolucionario? No responderé yo. Tampoco respondas tú. Responda el gris hotel del centro de la ciudad (El Louvre), la Sala White, El Teatro Principal de Matanzas y los otros tantos inmuebles patrimoniales matanceros víctimas de la desidia.

Pero, el pasado de la también llamada Venecia de América fue muy diferente. El desarrollo y crecimiento de las plantaciones esclavistas impulsaron, en el siglo XIX, una visible prosperidad económica y cultural en la ciudad. Así, la presencia de personalidades acaudaladas favoreció la construcción de suntuosas edificaciones, que constituyen referente del estilo neoclásico y del movimiento moderno.

Hoy el casco histórico de la ciudad evidencia cada vez más su deterioro. Las distinguidas casas del centro de la ciudad, antes signadas por la homogeneidad de su arquitectura neoclásica, sus coloridos vitrales, inmensas puertas y arcadas, ahora son modificadas con materiales y decoraciones de la contemporaneidad.

La familia cubana no puede asumir las costosas restauraciones de las casas patrimoniales
La familia cubana no puede asumir las costosas restauraciones de las casas patrimoniales

Sin embargo, este fenómeno responde a causas principalmente económicas. La mayoría de las familias cubanas no cuenta con respaldo monetario para reconstruir los grandes ventanales y puertas de maderas preciosas.

Por otra parte, las extraviadas maravillas de El Louvre, tema profundamente tratado (vea aquí el reportaje), resulta uno de los lamentables ejemplos que ilustran la indolencia de todos los actores de la sociedad matancera. Pinturas y valiosa vajilla, quizás nunca más formen parte del patrimonio tangible yumurino.

Otro ejemplo doloroso constituye la Sala White, antigua sede del Liceo Artístico y Literario de Matanzas, obra que excede ya los 10 años de inacabada restauración.

Por otra parte, el Teatro Principal de Matanzas que ostenta la fachada más antigua de un teatro que se conserva en Latinoamérica no le resta mucho tiempo paravolverse polvo. La gestión de las autoridades políticas y gubernamentales parasalvaguardar el patrimonio tangible ha demostrado su ineficacia.

El Teatro Principal de Matanzas
El Teatro Principal de Matanzas

La mayoría de las inversiones en inmuebles de gran valor arquitectónico no logran culminarse. En algunos casos, los planes ejecutivos no incluyen aspectos de conservación, lo cual provoca que sea necesario recomenzar la obra una y otra vez.

Un factor que influyó en el deterioro de las edificaciones y del casco histórico yumurino constituyó la inexistencia de una Oficina del Conservador. Matanzas ameritaba un organismo  que orientara las labores de conservación. Ahora, la aclamada institución ya existe. Mas, ni la propia oficina cuenta con un local idóneopara desarrollar su gestión, pues radica en un insalubre espacio del vestusto edificio que alberga al Consejo Municipal del Poder Popular de Matanzas.

Los estudiantes de ingeniería civil de la Universidad de Matanzas diseñan, como parte de sus trabajos finales, proyectos, en los que vierten creatividad, conocimientos actualizados y científicos. ¿A caso no constituye esta una potencialidad inexplotada y subvalorada?

Por otra lado, no son aplicados planes de desarrollo local que, a mediano o largo plazo, consoliden el turismo de ciudad y generen finanzas para devolverle el esplendor a la ciudad yumurina.

La Ciudad de Matanzas fue declarada Monumento Nacional en octubre del 2013. Pero, ciertamente, más que centro patrimonial esta urbe se ha convertido en meca del consumismo, territorio de grandes tiendas, rápidos de 24 horas, quioscos y centros comerciales.

Mientras el gran reloj de la sede del gobierno provincial de Matanzas continúa marcando su hora imprecisa, su tiempo parsimonioso, los matanceros de corazón seguiremos gritando auxilio para que no se cumplan completamente las predicciones de Antonio Núñez Jiménez y  no ser testigos del doloroso entierro de La Atenas de Cuba.

Tomado de: Cuba Tesoro

Vea también en: Girón

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s