Curiosidades·Historias·Matanzas

Los siete “pecados” de los cubanos


Los conceptos relativos a todo tipo de vicios o inmoralidades existen en varias civilizaciones antiguas, atendiendo al límite que cada cultura establece entre el bien y el mal.

Pero el cristianismo, con su afán de pureza y acercamiento a la perfección de Dios, los llevaron a la categoría de pecado, como violación de los mandamientos y con sus consecuentes penitencias. Finalmente, los definieron en siete pecados capitales:

La lujuria, la pereza, la gula, la ira, la envidia, la avaricia y el orgullo o soberbia.

Ajiaco cubano, caricatura Revista ZunZún
Ajiaco cubano, caricatura Revista ZunZún

Los cubanos no podíamos quedarnos atrás. Parece cierto eso de que somos “el ombligo del mundo”, como nos llamó en su canción  el cantante y compositor italiano Jovanotti durante el concierto de Paz sin Fronteras celebrado en 2009 en la Habana.

En cualquier rincón del mundo existirá un calificativo para nosotros, como si no pudiera omitirse nuestra presencia en esta Tierra de todos.

Así, desde el dicharacho propio del cubaneo definí siete pecados capitales de los cubanos, que ustedes, los lectores, me dirán si me extremé o me quedé corta, aunque ya saben que “el cubano no llega o se pasa”:

  1. El gozo: o debería decir, “la gozadera”; ¿qué cubano no baila, se mueve y se alborota con o sin música, al son de un danzón o de un tambor? El que menos, sacude los pies, porque con nosotros no hay eso de que “el que no sabe bailar, le echa la culpa al piso”.
  2. La sinceridad: no conozco un cubano que no se precie de ser “un hombre sincero”, que dice “las verdades a la cara” “le guste a quien le guste y le pese a quien le pese”; la honestidad es nuestra mejor carta de presentación.
  3. La laboriosidad: ¿vago? ¿flojo? Na’, si en cualquier negocio del mundo quieren tener a un cubano, que se adapta, aprende y trabaja más rápido y más duro, “echando pa’lante como un caballo”.
  4. El coraje: De sangre brava y caliente, intensos y enérgicos, cuando un cubano “se encabrona” la coge hasta con su madre. Desde la pelota hasta los mandados de la bodega, su corazón es fuego y pasión.
  5. La testarudez: ¡Cabezas duras! El cubano siempre tiene la razón, nunca se equivoca, su decisión siempre es la acertada, y no es que “tropiece dos veces con la misma piedra”, es que está tratando de limpiar el camino.
  6. La competencia: El más valiente, el mejor en ritmo, cocina, gracia, belleza… ese, claro está, es el cubano. “Caballo grande, ande o no ande”, lo suyo es la grandeza en talla XL.
  7. La generosidad: “lo mío es tuyo”, desde la casa del amigo hasta ¡cuidado! la mujer del vecino. El cubano no tiene nada suyo, todo lo comparte, de todo se desprende por el bien común.

¿Qué creen? Si me faltan peca-virtudes, déjamelo saber en un comentario…

https://espejodecuba.wordpress.com/2015/12/08/y-ahora-quien-tiene-la-razon/

https://espejodecuba.wordpress.com/2015/10/26/cubano-por-cuenta-propia-filosofia-o-decision/

https://espejodecuba.wordpress.com/2015/03/08/el-costo-social-para-los-cubanos/

https://espejodecuba.wordpress.com/2015/10/12/el-precio-del-tiempo-y-la-verguenza/

https://espejodecuba.wordpress.com/2015/07/02/llega-o-no-llega-la-wifi-cuba-wifi-y-democracia/

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s