Matanzas

El secreto de las aves negras del Parque de La Libertad


Nada salió mal en el evento; solo un pequeño detalle los contrarió: enrojecieron de vergüenza al despedir a la invitada, pues su carro estaba blanco de excrementos y, por ende, maloliente. Así no podía partir hacia la capital y hubo que fregarlo.

La anécdota, real, puede parecer humorística; sin embargo, la concentración de aves en el Parque de La Libertad se ha convertido en problema para los citadinos. En horas de la tarde y la noche se debe evitar pasar por debajo de los árboles, para no terminar ‘bombardeados’ con las excretas. De igual forma, se manchan el piso y los bancos; y cuando llueve, un olor desagradable se esparce por los alrededores.

Múltiples ideas se valoran para solucionar el problema sin dañar a los animales, que no tienen la culpa. Hasta el momento, ninguna se ha concretado y la invasión se reproduce cada tarde.

LAS AVES NEGRAS ¿DEL INFORTUNIO?

Como consecuencia de la acción ejercida por el hombre sobre los diferentes hábitats de estas especies, con el propósito de realizar actividades de interés económico, agrícola o turístico, ha disminuido la cobertura boscosa en las zonas urbanas y semiurbanas de la ciudad, provocando que estas se desplacen hacia nuevas áreas en busca de refugio o alimentos.

La gran bandada que sobrevuela el centro de la urbe pertenece a la familia Icteridae, y responde al nombre científico de Quiscalus Niger, aunque también es conocida popularmente por Chango, Chichinguaco, Hachuelade, Chinchilin y Mozambique. Esta especie puede encontrarse en las Antillas Mayores y las Islas Caimán y habita en las áreas urbanas, semiurbanas y las fincas de los llanos costeros, no así en los bosques densos.

Según explica Yasser Enrique Torres Adán, especialista de la Unidad de Medio Ambiente, “el contexto es incómodo, pues las aves emplean los árboles como sitio de dormidero; además al amanecer y el atardecer realizan sus vocalizaciones o cantos y provocan una gran molestia a los pobladores. También hacen allí las necesidades fisiológicas y sus excretas caen en los bancos y el suelo, los cuales no pueden ser limpiados totalmente”.

La delicada situación representa una amenaza para la salud de los concurrentes al parque, el deterioro del patrimonio constructivo y puede crear un problema epidemiológico muy complejo que derive en la manifestación de enfermedades.

Y aunque pudiera parecer un fenómeno aislado, esta problemática ha proliferado en otros países, dañando incluso, áreas de cultivos y zonas urbanas. Señala el especialista que “existen respuestas a corto, mediano y largo plazo, pero primero se deben conocer las diferentes técnicas de control de aves que afectan las ciudades y desarrollar acciones colaterales”.

Entre los métodos empleados a nivel mundial para erradicar las molestias provocadas por estas poblaciones se encuentran: el empleo de armas, sistemas acústicos, cebos con narcóticos, redes, jaulas, gel repelente antiposamiento y repelente granulado para árboles. También se ha procedido a la eliminación de nidos y huevos.

No obstante, el especialista añade que muchos de estos procedimientos requieren de equipamientos caros, además para su uso es necesario asegurarse de que se opera dentro de la legalidad. En el caso de la urbe yumurina sugiere el empleo de geles y productos químicos con acción repelente y que no dañen la capa de Ozono. Otra alternativa sería la reforestación de la periferia de la ciudad.

LAS AVES Y EL PATRIMONIO

Por su parte el Conservador de la ciudad, Leonel Pérez Orozco, apunta que el deterioro del conjunto escultórico del Parque –ubicado en un centro histórico urbano Monumento Nacional– parte de una situación en cadena.

“La cuestión de las aves urbanas en el parque es cíclica. En una etapa fueron los gorriones, luego no había ninguna, y reaparecieron en los 90. Vienen de toda la ciudad”.

“El establecimiento de la Wifi acrecentó la afluencia de personas; como en las noches los pájaros no permiten ocupar los asientos, los usuarios se concentran en el centro del área, aumentando la carga sobre la misma”.

Por supuesto que nada justifica el atentado contra el patrimonio, y otras causas, anteriormente abordadas por este Semanario, influyen; tales como las indisciplinas sociales, la no delimitación del conjunto, y la realización de actividades sin la autorización pertinente.

Orozco refiere además, que entre las alternativas que se manejaron para alejar a las aves, estuvo la de emitir un sonido de depredador, pero se concluyó que al no producirse ningún ataque real, estas vuelven al sitio. Hoy se estudia la idea de situar un aparato que difunda el sonido de ave en peligro, más efectivo.

Examinar las vías más económicas y que garanticen el traslado seguro de las aves hacia otro hábitat más cómodo para ellas y los yumurinos, ha de aunar a todos los implicados en el asunto: Servicios Comunales, Delegación del Citma, Gobierno y Patrimonio. Trabajar unidos, con prontitud y siguiendo los consejos de los expertos, en pos de garantizar un entorno agradable y pulcro a los visitantes del centro urbano, debe constituir prioridad para este 2016. (Por Jessica Acevedo Alfonso y Yeilén Delgado Calvo)

Anuncios

Un comentario sobre “El secreto de las aves negras del Parque de La Libertad

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s