Matanzas

La guerra y la paz de Cuba


Aun retumba en mi memoria y en mi corazón el caso de la niña vilmente asesinada por su vecino, aquí en Matanzas, y la poca atención mediática que recibió el caso. Tras una nota en el periódico local, pertenecente al comité provincial del PCC, por demás atrasada, poco se ha pronunciado oficialmente del suceso.
Por supuesto, los comentarios en la calle circulaban desde el primer día. La tortuosa muerte de la adolescente, la irresponsabilidad de la madre que no actuó con prontitud, la postura de las autoridades policiales que sugirieron esperar 72 horas para iniciar la búsqueda y rescate y por supuesto, el unánime desprecio hacia el vecino pedófilo fueron discutidos por un público al que se le educó en la cultura del debate.
Sin embargo, me llama la atención que ningún periodista pida permisos para ampliar el caso en una investigación como es debida. Aunque el ministerio del interior ya se pronunció al respecto, quedan lagunas por esclarecer.
Desde que empecé a estudiar Periodismo me advirtieron que en Cuba se prohibía la crónica roja y se estimulaba la exaltación de los logros de la Revolución. ¡Qué país tan lindo y pacífico reflejan nuestros medios! Una de las justificaciones era consolidar la imagen de un turismo seguro, uno de los principales renglones económicos.
Pero luego comprobé que con tantos canales de información -desde el líder de opinión del barrio hasta el paquete semanal- omitir información solo provoca desconfianza y rechazo hacia la prensa tradicional, que cada vez pierde más espacios.
Negar la violencia es imposible en la sociedad más avanzada; es una actitud inherente a nuestra especie. Reflejarla no es loa ni celebración, sino advertencia y enseñanza. Si se procura alertar con comentarios nobles, ¿por qué no estremecer con casos reales, si sabemos que se aprende solo con la experiencia y la práctica? ¿Cómo querer que el público te crea, te siga, te busque y te lea, si no eres todo el tiempo sincero, pronto, eficaz y directo?
La política informativa promete autorenovarse todos los meses, y de enero a diciembre veo los mismos ejemplares de noticias. Espero este verano poder decir que estaba equivocada.

Anuncios

Por favor, dime qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s